¿Qué pasaría si pensaras en otro idioma?

¿Esto afectaría tu forma de pensar?

Hace un par de semanas el New York Times publicó un interesante artículo acerca de si nuestro idioma afecta nuestra forma de pensar. Lo que mostraba esta investigación era que en esencia todas las culturas piensan de la misma manera, pero hay muchas diferencias en la forma en que nuestro idioma influye en nuestros pensamientos. Los significados y sentimientos que atribuimos a las palabras pueden ser muy diferentes según los idiomas.

Por ejemplo, en español, las palabras pueden ser femeninas o masculinas. Cuando se habla de un amigo, los hispanoparlantes lo describen como “el amigo” (masculino) o “la amiga” (femenino). Pero si dijéramos en inglés: fui al cine con mi amigo, tú no sabrías si era hombre o mujer. Por lo que el término en español tiene mucho más significado. Tal vez a los angloparlantes no les guste “decirlo todo”.

Para estudiar si el atribuirle género a las palabras hace que una persona piense de manera diferente, se realizaron varios experimentos. Una de las pruebas consistía en pedirles a los participantes que asignaran características a cosas tales como puentes, relojes o el mundo. Dependiendo qué género aplicaran a esa palabra, determinaron las características que la persona le atribuía al objeto. Por ejemplo, el término puente (un término masculino en español) fue considerado “masculino” para los hispanoparlantes y “elegante y esbelta” para los alemanes (ya que es un término femenino en alemán). Sería interesante saber si estas diferencias han afectado el diseño de los puentes alrededor del mundo.

Posteriormente otro experimento demostró que nuestro idioma puede influir en nuestra forma de pensar sobre las cosas, en este se pedía a los participantes que le pusieran voz a objetos inanimados en una caricatura. Las personas que hablaban idiomas “de género” pusieron voces femeninas a los objetos femeninos (por ejemplo, a cuchara los hispanoparlantes le pusieron “la cuchara”), y voces masculinas a objetos masculinos (por ejemplo a tenedor, le pusieron “el tenedor”).

Otra área de diferencia en el habla es cuando se hace referencia a un lugar y cómo llegar a él. En inglés, utilizamos términos tales como derecha, izquierda, delante, detrás, etc. Pero sólo usamos términos geográficos cuando leemos un mapa o hacemos senderismo orientados por una brújula. Sin embargo, una de las lenguas aborígenes de Australia (y muchas otras en el mundo) sólo utiliza términos como norte, sur, este y oeste cuando se refiere a lugares o direcciones. Ellos dirían: “Mi billetera está en el bolsillo sur.” A menos que estemos parados, con una brújula en la mano, nos va a ser bastante difícil entender lo que están hablando.

Todas estas diferencias en el lenguaje también pueden ser atribuidas a nuestra cultura, porque la lengua y la cultura están entrelazadas. Los significados y los sentimientos están relacionados con las palabras, la forma en que nos comunicamos así como nuestras creencias nos han sido inculcadas desde nuestra más tierna infancia. Los pensamientos surgen naturalmente, porque es lo que conocemos desde siempre. Así como las personas que piensan en una lengua geográfica no pueden explicar cómo es que saben inmediatamente cuál es el norte, un hispanoparlante no puede explicar cómo es que sabe instintivamente que una palabra es femenina.

Es difícil saber exactamente cómo estas diferencias afectan significativamente nuestras decisiones, nuestras elecciones e incluso provocan malentendidos con los demás, entre otras cosas; pero lo que sí sabemos es que existen diferencias ocultas y visibles entre los idiomas de las cuales debemos ser conscientes. Por lo que hasta que no sepamos más, la mejor manera de entender otro idioma será entendiendo primero el nuestro.

¿Dices alguna cosa de forma natural que pueda ser mal entendida por alguien que hable otro idioma? ¿Le das un significado o sentimiento a las palabras que podría ser completamente diferente para otra persona? Tal vez incluso existan diferencias idiomáticas dentro de tu propia cultura “familiar”.  Si es así, quizás sea interesante explorar si tu idioma afecta tu forma de pensar.

www.kammsworldwide.com

Tags: , , ,

Comments are closed.