Lentes Mágicos de Traducción

Recientemente, vi un video sobre un hombre al que le regalaban unos lentes “mágicos”. Cuando se los ponía podía ver frases sobre las cabezas de las personas que mostraban las preocupaciones actuales de sus vidas, por ejemplo: “acabo de pelearme con mi novia”, “recién me enteré de que tengo cáncer”, “estoy teniendo problemas en el trabajo”, “este mes no puedo pagar las cuentas”, etc. El objetivo del video era mostrar que no somos capaces de ver las luchas internas por las que pueden estar pasando las personas, tan sólo podemos ver su exterior. El video sugería que deberíamos considerar que puede que haya más debajo de la fachada diaria de una persona de lo que podríamos saber. Básicamente, que no deberíamos juzgar sin conocer realmente a alguien y que debemos ser amables con todos, sin importar cuáles sean las circunstancias.

El video me recordó la forma en que las personas juzgan a otras que hablan otro idioma sin siquiera pensar en los problemas que estas podrían estar teniendo. ¿Y si hubiera lentes “mágicos” que tradujeran los pensamientos de los demás? Si usted se pusiera esos lentes frente a personas que no hablan inglés, podría ver cosas tales como: “me siento inseguro porque no puedo hablar bien en inglés”, “ojalá pudiera hablar con ellos”, “estoy tratando de conseguir un trabajo para poder mantener a mi familia”, “extraño a mi familia que se quedó en mi país”, etc.

En los Estados Unidos hay millones de personas que hablan más de un idioma, para ser más exactos, en el país se hablan aproximadamente 337 idiomas. Por lo que es casi imposible que alguien que viva en este país no se haya encontrado con otra persona que no hable bien en inglés. ¿Qué piensa cuando ve o conoce a alguien que tiene dificultades para hablar en inglés? ¿Habla un poco más lento para que pueda entenderlo? ¿Es paciente con ellos porque están tratando de pensar y pronunciar las palabras que quieren decirle? ¿Se da cuenta de lo inseguros que se sienten hablando una segunda lengua? ¿Piensa en lo difícil que es para ellos encontrar un buen trabajo o lograr un ascenso?

Desde una perspectiva humana, todos queremos que nos entiendan, ya sea que hablemos otro idioma o no. Todos tenemos las mismas preocupaciones, sueños y esperanzas dando vueltas en nuestras cabezas. Nadie vive su vida sin alegrías y sin luchas. Por otra parte, nuestras vidas y las dificultades que experimentamos no son ni más ni menos importantes que las de las otras personas que conocemos. Tampoco deberíamos considerarnos mejores o peores que ningún otro ser humano. Es una vergüenza ver situaciones en las que las personas no se dan cuenta de esto y se ponen en un nivel superior con respecto al sufrimiento de los demás.

Desafortunadamente, hace poco tuve una experiencia de este tipo en el aeropuerto cuando estaba de pie al final de una fila en un establecimiento de comida rápida. Un caballero estaba haciendo su pedido y la empleada del mostrador (procedente de la India) tenía dificultades para entender lo que él estaba diciendo, porque las habilidades de ella con el inglés no eran buenas. Él repitió la orden gritándole y enojado. La pobre mujer quedó tan afectada por sus gritos y su agresión que terminó equivocándose en el pedido. Él siguió gritándole y finalmente le dijo: “¡Tonta de $%#@! ¡Ni siquiera puedes hablar en inglés! ¡Vuelve a tu país!” Lo crea o no, las cosas empeoraron aún más.

Las personas detrás de él en la fila comenzaron a impacientarse porque hacía rato que estaban esperando, (fueron sólo unos minutos). Ellas empezaron a decir cosas como: “¡Vamos!” “Apúrate”, “¿Por qué tardas tanto?” En ese momento, con todo el mundo empeorando la situación, fue como si la mujer detrás del mostrador se enfrentara a una turba enfurecida, y todo por una hamburguesa con queso y unas papas fritas de porquería.

Todo sucedió muy rápido, me sentía casi en estado de shock. Mirando hacia atrás pienso que tendría que haber reaccionado más rápidamente para ayudar a esa mujer. Pero, justo cuando me dirigía al mostrador a defenderla, un compañero de trabajo fue a rescatarla. La india se fue por una puerta trasera. Me imaginé que iría a llorar a alguna parte o que se iría directamente a su casa. Quién sabe cómo esa experiencia afectó su vida.

Me quedé muy angustiada después de esto. No podía creer que las personas fueran tan crueles, tan sólo porque alguien tenía alguna dificultad para entender el idioma. Si la persona del mostrador estaba teniendo problemas para entender a causa de sus dificultades con el idioma, el cliente podría haber hablado más lento o escrito lo que quería y punto. En su lugar, automáticamente se sintió superior a la empleada y utilizó su falso sentido de superioridad para abusar de la mujer.

En realidad, puede que la mujer hable más idiomas que este hombre e incluso puede que tenga un nivel de educación superior en su país, pero tiene que tener un trabajo de nivel primario para entrar a este país porque todavía está aprendiendo inglés. Tal vez esté huyendo de la violencia o la pobreza de su país. Tal vez tenga dos trabajos y estudie inglés todos los días así puede proporcionarle una vida mejor a sus hijos. Sin lentes “mágicos” de traducción no podemos saber por lo que podría estar pasando una persona.

¿Qué pasaría si todos tuviéramos esos lentes “mágicos” de traducción? ¿No sería bueno si todos sintiéramos empatía o simpatía por los demás? Ya sea que se trate de cómo nos vemos, de cómo hablamos o de lo que decimos. No existirían las barreras idiomáticas ni ninguna otra barrera entre nosotros. Nunca más juzgaríamos a los demás ni seríamos juzgados. Al parecer, sería un mundo mucho más amable para vivir.

Tags: , , , , ,

Comments are closed.